CEBOLLA FUENTES DE EBRO: LA CEBOLLA SUAVE QUE NO PICA.

 

Según los estudios desarrollados por el Centro de Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA): la composición de los suelos donde se cultivan estas cebollas tiene mucho que ver en su sabor, ya que son tierras con bajas cantidades de azufre en su composición, lo que se traduce en un nivel de ácido pirúvico inferior a 5 mmoles por litro, cuando otras cebollas superan los 10 mmoles. Hay que resaltar que son estos compuestos sulfurosos los que provocan el picor, la irritación ocular que se hace patente en lagrimeo y algunos signos de indigestión tras su consumo.

Es, sobre todo, una cebolla perfecta para incluirla en ensaladas, porque, además de su tendencia al dulzor, tiene una textura más bien crujiente y muy agradable y además  sus capas internas tienen más contenido en agua que otras variedades. Sus mejores compañeros son el tomate, las aceitunas negras y, por supuesto, el aceite de oliva virgen extra.

Categoría
zaragoza
X